Crónica de un fin de semana de relax en Palermo

jardin-japones

Los fines de semana están hechos para relajarse, y así deberíamos usarlos. En la semana apenas podemos rasguñar un poco de tranquilidad y relax, tal vez a la noche, justo antes de dormir, o en el desayuno. Por eso intentamos concentrar todo el placer en esos dos días. Puede parecer poco tiempo, y de hecho lo es, por lo que es mejor sacarles el máximo provecho sin estresarnos. Muchos de nosotros aprovechamos el fin de semana para visitar amigos o familiares, salir a ver algún recital, pasear un rato, o simplemente tirarnos en el sillón. Todo sirve.

Para los que están en pareja, los fin de semana son una excelente oportunidad para disfrutar de a dos y no abrumarse con el cansancio de la rutina acumulada, veneno para cualquier relación. Para algunas, es fundamental hacer cosas nuevas y desenchufarse del mundo por dos días, o aunque sea una noche. ¡Y qué mejor para eso que una espléndida jornada de paseo y relax en Palermo! Una idea sencilla y gratificante, un pequeño lujo que, sin dudas, revitaliza la pareja y nos recuerda a esos primeros días de la relación, cuando recién empezábamos a salir.

Con ese objetivo en mente, lo mejor es disfrutar a pleno del sábado y el domingo, y planificar lo mínimo para luego dar rienda suelta al relax sin que nos incomoden los horarios y las obligaciones. Lo primero es delimitar la zona: Buenos Aires es una ciudad enorme y moverse por diferentes barrios implica un estrés que no todos están dispuestos a afrontar. Es recomendable un paseo por el hermoso barrio de Palermo, un lugar ideal para una tarde de sábado, con muchos parques, comidas de todo tipo y atracciones varias. La jornada puede terminar de la mejor manera: pasando una noche en Awwa Suites & Spa, con masajes y en una habitación con todos los lujos y comodidades.

El día de paseo puede empezar con un maravilloso brunch en Malvón, una confitería de Palermo que es famosa por sus panes caseros y otras delicias. Es hermoso ubicarse en el amplio patio que tiene el local, un ambiente relajado y casero donde se disfruta de la comida artesanal. Con la panza llena y el corazón contento, podemos caminar un rato, pasar por el Jardín Botánico para luego dirigirnos a uno de nuestros lugares preferidos en toda la ciudad: el Jardín Japonés. Quienes ya fueron saben de lo que hablamos, pero quienes no fueron no saben lo que se pierden. Es una isla en medio de Buenos Aires, un oasis de tranquilidad, todo decorado y arreglado al estilo japonés, con muchos puentes que nacen en los senderos del jardín y surcan los lagos artificiales donde viven grandes cantidades de peces. Además, en el Jardín Japonés suele haber eventos muy interesantes, esto sin contar el extraordinario restaurante que tiene, donde se pueden degustar exquisitos tés. Pero si no queremos gastar dinero, la belleza del paseo nos garantiza un excelente momento de disfrute y armonía.

De ahí, podemos ir a visitar dos de los museos más apasionantes que tiene la ciudad. Para quienes les interesa el arte y la cultura en general, son lugares más que interesantes que además dan lugar para charlas interesantes a la salida. El Museo Nacional de Bellas Artes es ideal: la entrada es gratuita, el lugar es precioso y hay obras de artes increíbles, desde pinturas antiquísimas hasta un Van Gogh o un Picasso, pasando por los artistas argentinos más importantes. Después podemos disfrutar muchísimo del camino hasta otro museo, esta vez uno bastante particular: el Museo Evita, dedicado a la líder política. Ya de por sí, el edificio es imponente: fue restaurado en 1923 por el famoso arquitecto Pirovano en el estilo neorenacentista italiano y español.

Y lo último es lo mejor: masajes y spa en un hotel donde todo está pensado y diagramado para relajarse. Es altamente recomendable la pileta climatizada para descansar el cuerpo y la mente, la pausa que todos necesitamos para reconectarnos. Como si fuera poco, las habitaciones son increíbles, con amplios balcones y muebles de primera, además un desayuno delicioso.

awwa_spa

Por eso y mucho más, recomendamos hacer este paseo en Palermo, en especial si queremos pasar un momento inolvidable en pareja. Awwa Suites & Spa es un cierre de lujo, un hotel de vanguardia y cerca de todo. Hacé tu reserva ya mismo, ¡no te vas a arrepentir!

3 thoughts on “Crónica de un fin de semana de relax en Palermo

  1. Estuve tres veces en el hotel disfrutando del Spa fines de semana . Realmente un lugar diferente en Buenos Aires: calido, minimalista y cerca de todo. Renovado, despejado y descansado fue el resultado de esas estadias. Muy buena atencion ! . Volvere pronto. Gracias !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s